domingo, 16 de noviembre de 2008


Amigos, amigas, colegas, futuros lectores, tristes enemigos, compañeros, camaradas, amores, desamores; este es mi nuevo vertedero de palabras. Atrás han quedado muchos fotologs censurados por la culera administración o cerrados por picados de tres al cuarto, así que, este era el momento de dar por culo a ese espacio cibernético y ocupar otro donde intentaré actualizar a menudo para a los que os interese todo retal de mi corazón. A los marujos, "verduleras" y curiosos también les doy la bienvenida ;)

Para los que no lo sepáis, informar que hace unos pocos días salió mi última maqueta "Desde El Abismo Se Goza De Las Mejores Vistas", temas grabados desde el 2006 hasta el 2008. Os dejo aquí la dirección donde poder descargarla:

http://www.hhgroups.com/maqueta-7101/Hasel-Desde-el-abismo-se-goza-de-las-mejores-vistas/

Termino la primera actualización poniendo la letra del poema "Inquebrantable" que aparece como interludio en esta. Gracias a Gon por pasarlo a ordenador ya que siguiendo mi desastrosa tradición, yo lo había perdido o quemado.

INQUEBRANTABLE:

Inquebrantable, aún en noches como esta donde aplico sobre mí un inmerecido auto castigo que arranca un pétalo más tal vez esperando a que todo acabe con el te quiero más insurgente. Pero acabo mordiendo el tallo conforme el amanecer se acerca y mis aullidos se desvanecen con los primeros rayos de Sol para volver a dimitir como humano y contemplar las inmensas cordilleras de basura que eclipsan mi ser. Tal vez no haya mañana y esta insana nana deje de dormirme. Tengo un contrato correspondencia-impotencia que ya firmé olvidando seguir firme. Seguiré recordando que olvidar noches como esas es creer que el cielo se abrirá para nosotros absorbiendo todos los atardeceres rotos. Yo no busco zorras ni son para mí las princesas. El universo prosigue con su caótico orden. Y la galaxia que no colisiona, y yo preguntando hasta cuándo. Que jamás llegue el día en que las esperanzas estorben y ardan para siempre los sueños que nos están quemando. Y anhelar la felicidad no es un delito; es un derecho vital que no puedo evitar. Cuando quiero me resucito, pero a la muerte nunca le da por avisar. Inquebrantable y frágil, como lágrimas de resistencia, entre agujeros negros buscando la estrella que perdí. Vuelvo a romper la flor del destino mientras vislumbro jardines a lo lejos que espero no tener que deshojar. Vuelvo a quemar otro poema donde escribí mi redención. Arde como el olvido al mínimo contacto con las palabras que no te dije. Ahora es aire; tal vez lo respires y se te dilaten las pupilas para darte cuenta de todo. Y yo dejando que el dolor baile, pisándole los pies a mis noches intranquilas. Cuántos segundos les robo… En el último escribo este poema. Esta vez, ignífugo.

1 comentario:

lluku dijo...

jo m'apunto al club de verduleres, és el que m'ha agradat més jajaja

salut i sort amb el nou projecte d'abocador xD